The cursed-girl-without-a-name from The full course for candy addict:

"Ask me, my sweetie candy ~"

You wanna play? Let's start this bizarre banquet! ___________________________

This is a RP/ask blog for this character (fandom). This is my first RP blog, please be nice and let's role! Gambatte!

[I speak spanish, so don't be so rude with me while i try write in english]

Background Illustrations provided by: http://edison.rutgers.edu/
Reblogged from the-pink-star-warrior  16 notas
Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

the-pink-star-warrior:

ociopartystock:

ociopartystock:

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?


“Todos tenemos un lado dulce, tan dulce…”, aquella frase había quedado grabada en fuego en la conciencia de la chica. Entró para acompañar al pequeño Kirby y aprovechar de sacar unas pocas golosinas, entre ellas unas rosadas circulares que antes de echarse a la boca comparó con aquel extraño ser. Ante el escaparate saludó al vendedor con familiaridad para retornar con su acompañante.
-Puedes coger todo lo que quieras, ya dije que invitaba yo -se agachó frente a Kirby.- Solo hay una condición. Debes comer muchísi-si-simos dulces, o me saldrá más caro. No hay problema con eso ¿Verdad? Eres una adorable y cortés masita rosada. Déjame traerte un poco de pastel de la cafetería.

Oh si, no se preocupe, cuente conmigo señorita hermosa… -Dijo éstas palabras desde el fondo de su corazón. Quizás fuera por la falta de luz, pero en dicho lugar, su apariencia tomaba la imagen de una muñeca…Una muñeca que seguía siendo de una bizarra apariencia, pero que era iluminada extrañamente por un cambio en su mirar. Una vez que le entregó una última sonrisa, se abalanzó a una de las largas mesas y comenzó a aspirar todo lo que encontró. Cada postre, cada caramelo, cada cubierta de merengue, por algún extraño motivo, simplemente conseguía aumentar más su apetito.

image

Tartaleta de cereza; nuevamente aquel dulce aroma. Probó un bocado y dejo el resto para su invitado. Al volver quedó estupefacta al observar a aquella bolita rosada, no comer, sino aspirar la comida en mayores cantidades que las que su cuerpo debería almacenar. Se aproximó de costado teniendo cuidado de no dejarse llevar por aquel agujero negro, o mejor dicho, aquel agujero rosa. Había ingerido muchísimo más del necesario, mas del triple de lo recomendado., mucho más. No podía permitir que continuara devorando aquellas golosinas, algunas aderezadas con somníferos y paralizantes, otras con… “¿Que clase de monstruosidad es esta bola?” pensó. Dejó el plato de tarta sobre la mesa.
-¿Disfrutando de las golosinas? -intentaba ocultar su preocupación- Te traje esta tarta, cómela por favor, está deliciosa. Quien hubiese pensado que podías comer tanto. Yo soy extraña, pero tú ya eres algo de otro mundo.
Come la tarta y duérmete rápido!” pasaba por la mente femenina, mientras rogaba silenciosamente que la gran cantidad de droga no colapsara el sistema de aquella masa rosa sin antes aprovechar su trofeo.

Reblogged from the-pink-star-warrior  16 notas
Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

the-pink-star-warrior:

ociopartystock:

ociopartystock:

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?


-¿Nombre? Bueno… Todos me llaman chica maldita. Son estas cicatrices y estos ojos los que me dieron ese apodo -desvió la mirada. Una expresión aflicción adornaba su rostro.- Las personas suelen desconfiar de mí. No las culpo ¿Quién podría sentirse cómodo con un fenómeno como yo? Incluso tú, masita; lo veo en tus ojos. No te confundas, no lo lamento, esto solo me hace querer ser más amable para demostrarle al mundo que no soy lo que ven en el exterior -su expresión adquirió mayor pesadumbre -, eso digo, pero…
Acarició con los pulgares el suave y liso cuerpo de la masa rosada en sus brazos. El cosquilleo en su espalda aumentaba lentamente con cada paso que daba. Luego de doblar en una esquina entraron en una cafetería.
-¿Y tú, masita? ¿Tienes nombre? Sea lo que sea que eres.
Al fondo de la cafetería había anexo a esta una tienda de reluciente decoración.

image

¿Sin remordimientos? Aquella expresión llamó mucho la atención del pequeño proveniente de las lejanías de la galaxia, e intentó darle palabras de aliento, pero al notar la sonrisa en el extraño rostro de la nena, prefirió retractarse y dejar que su vida siguiera con su curso, al menos intentaba cambiar las cosas por si misma, ¿No? Ése era un punto positivo. ¿Podría él ayudar? Sólo si ella se lo permitía… Por ahora, su atención fue captada por la brillante y exquisita decoración del lugar. -Mi nombre es Kirby, señorita… -Sonrió con honestidad por primera vez hacia ella -No sea tan ruda consigo misma, por favor, todos tenemos un lado dulce, tan dulce como el escenario ante nosotros ¿No lo cree? -Dio un salto desde los brazos de ella y se dirigió corriendo al interior del sitio, aunque sin alejarse demasiado de su misteriosa anfitriona.

image

“Todos tenemos un lado dulce, tan dulce…”, aquella frase había quedado grabada en fuego en la conciencia de la chica. Entró para acompañar al pequeño Kirby y aprovechar de sacar unas pocas golosinas, entre ellas unas rosadas circulares que antes de echarse a la boca comparó con aquel extraño ser. Ante el escaparate saludó al vendedor con familiaridad para retornar con su acompañante.
-Puedes coger todo lo que quieras, ya dije que invitaba yo -se agachó frente a Kirby.- Solo hay una condición. Debes comer muchísi-si-simos dulces, o me saldrá más caro. No hay problema con eso ¿Verdad? Eres una adorable y cortés masita rosada. Déjame traerte un poco de pastel de la cafetería.

Reblogged from the-pink-star-warrior  16 notas
Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

the-pink-star-warrior:

ociopartystock:

ociopartystock:

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?


-¡Oh, no! ¡Claro que no! Hagamos que esta noche sea más y más dulce.
Abrazó a la pequeña criatura y sintió su suavidad. Un leve aroma a cereza percibió su olfato, o quizás fuese su imaginación. Tomó al extraño ser en brazos y presionando levemente para sentir su esponjosidad comenzó a caminar con urgencia. Un ligero cosquilleo subía por su espalda. Su sonrisa era genuina, tanto como el calor de aquel incauto cuerpo rosado.
-¡Te encantará el lugar! Es como la fiesta de té en el país de las maravillas. Hay manjares suculentos que derriten tu paladar; formas y colores que euforizan el mirar. Si, definitivamente es un lugar maravilloso -dijo esta última frase sin observar a su acompañante- Es una fortuna que nos hayamos encontrado.

Bueno, si usted lo dice señorita.. -Titubeó por un momento Kirby, intentando mirarle a los ojos, pero no podía evitar sentir un poco de pavor al divisar el grotesco rostro de la misteriosa fémina. Parecía como un maniquí, y tan gélida como uno. -¿Sería tan amable de decirme su nombre? -El más bajo miró algo extrañado a los alrededores después de formular esas palabras. Soledad…Nada más que soledad, incluso si estaba en los brazos de alguien, no se sentía satisfecho…Y sólo podía percibir un peligro lejano. ¿Paranoia? ¿Le afectaba el hambre? Prefería pensar en ello.

image

-¿Nombre? Bueno… Todos me llaman chica maldita. Son estas cicatrices y estos ojos los que me dieron ese apodo -desvió la mirada. Una expresión aflicción adornaba su rostro.- Las personas suelen desconfiar de mí. No las culpo ¿Quién podría sentirse cómodo con un fenómeno como yo? Incluso tú, masita; lo veo en tus ojos. No te confundas, no lo lamento, esto solo me hace querer ser más amable para demostrarle al mundo que no soy lo que ven en el exterior -su expresión adquirió mayor pesadumbre -, eso digo, pero…
Acarició con los pulgares el suave y liso cuerpo de la masa rosada en sus brazos. El cosquilleo en su espalda aumentaba lentamente con cada paso que daba. Luego de doblar en una esquina entraron en una cafetería.
-¿Y tú, masita? ¿Tienes nombre? Sea lo que sea que eres.
Al fondo de la cafetería había anexo a esta una tienda de reluciente decoración.

image

Reblogged from the-pink-star-warrior  16 notas
Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

the-pink-star-warrior:

ociopartystock:

ociopartystock:

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?


-Ya veo -le observó la chica al extraño ser de pies a cabeza, un trecho bastante corto.
*Dulce, dulce* pensó. De su poco pronunciado escote extrajo una paleta dulce con forma de calabaza sonriente y se la ofreció al pequeño ser. Una expresión de complacencia fue rápidamente ocultada por una de tranquilidad y confianza.
-Nunca había visto a una cosita tan adorable como tú, pero andar por aquí es peligroso. Déjame ofrecerte ir a una cafetería cercana, hay un montón de pasteles y cosas deliciosas; y si necesitas ayuda hay un teléfono que puedes ocupar ¿Que dices masita?

Al ver la paleta, la estrechó entre sus diminutas manitos y pronto dio un salto hacia los brazos de la misteriosa muchacha. -Muchísimas gracias, de verdad… -Kirby hundió su carita en la zona del pecho de la chica, y a pesar de que ahora había sentido un poco más de confianza de su parte, no pudo evitar que un destello de preocupación se dejara entrever entre los zafiro que tenía por ojos. La fría piel de la mujer le vaticinaba cosas no muy agradables. -Por probar no pasará nada, ¿Verdad?

image

-¡Oh, no! ¡Claro que no! Hagamos que esta noche sea más y más dulce.
Abrazó a la pequeña criatura y sintió su suavidad. Un leve aroma a cereza percibió su olfato, o quizás fuese su imaginación. Tomó al extraño ser en brazos y presionando levemente para sentir su esponjosidad comenzó a caminar con urgencia. Un ligero cosquilleo subía por su espalda. Su sonrisa era genuina, tanto como el calor de aquel incauto cuerpo rosado.
-¡Te encantará el lugar! Es como la fiesta de té en el país de las maravillas. Hay manjares suculentos que derriten tu paladar; formas y colores que euforizan el mirar. Si, definitivamente es un lugar maravilloso -dijo esta última frase sin observar a su acompañante- Es una fortuna que nos hayamos encontrado.

Reblogged from the-pink-star-warrior  16 notas
Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

the-pink-star-warrior:

ociopartystock:

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?

En un comienzo, el aspecto de la chica le hizo retroceder en sus pequeños y rojos piecitos, y a pesar del dulce tono de su voz, el aliento de la muchacha era gélido y lo obligó a temblar de pies a cabeza. Notando que era la única persona a sus alrededores, se vio obligado a dirigirle la palabra, intentando sonreírle de una forma agradable, pero en vez de eso solo se dibujó en su cara una mueca que aparentaba una felicidad obligada. -Oh, yo..Yo podría comer lo que sea, realmente…Mi estómago no discrimina…

image

-Ya veo -le observó la chica al extraño ser de pies a cabeza, un trecho bastante corto.
*Dulce, dulce* pensó. De su poco pronunciado escote extrajo una paleta dulce con forma de calabaza sonriente y se la ofreció al pequeño ser. Una expresión de complacencia fue rápidamente ocultada por una de tranquilidad y confianza.
-Nunca había visto a una cosita tan adorable como tú, pero andar por aquí es peligroso. Déjame ofrecerte ir a una cafetería cercana, hay un montón de pasteles y cosas deliciosas; y si necesitas ayuda hay un teléfono que puedes ocupar ¿Que dices masita?

Probablemente fue por el camión en el que me dormí. -Susurraba la criatura rosada, caminando por la que era una silenciosa y oscura calle. No se preocupó realmente, si algo aparecía de la nada, bastaba con respirar un poco y ya estaba. El estómago comenzó a rugirle, y la luna con su brillo tenue a lo alto del cielo le recordaba que no había comido nada en todo el día, y eso era algo que estaba matándole. Sobó su pancita, y miró alrededor. No se veía ni se percibía ningún alma.-¡Qué hambre tengo!

Como una sombra perdida apareció la figura de una chica de aspecto grotesco, como un dulce podrido. Tomó por sorpresa a la pequeña criatura cuando le preguntó:
-¿Hambre? -se acuclilló cerca de la masita rosada y le sonrió amistosamente. -¿Y que podría comer una cosita como tú? ¿Te gustan lo dulces?